Estar Rodeado De Quienes Te Quieren y Las Actividades Sociales También Te Ayudan A Reducir El Riesgo De Enfermedades Cardiovasculares

Hace algunas décadas ha surgido un gran interés en el impacto que presentan los vínculos sociales y el apoyo social en el desarrollo de enfermedades; sobre todo, en enfermedades cardiovasculares.

Por ello, estudios realizados por Kamark, Manuck y Jennings en 1990 demostraron que la falta de contacto ó actividad social surge como un factor de riesgo para mortalidad cardiovascular y para todas las causas de mortalidad prematura.

Además, en estudios realizados por Niaura y Goldstein en 1992, se ha logrado establecer la relación que existe entre los factores socioculturales e interpersonales y su contribución al desarrollo de trastornos cardiovasculares de la siguiente manera:

  • Factores Ocupacionales (tensión en el trabajo, control bajo, pocas posibilidades de ascenso, poco apoyo social en el trabajo).
  • Estrés y Aislamiento Social

¡No te Aísles, Busca Ayuda!

 

Mientras que se ha demostrado que el apoyo social mitiga los efectos de factores de riesgo psicosociales en la enfermedad cardiovascular; ofreciendo un efecto protector con respecto a la morbilidad y mortalidad de trastornos cardiovasculares.  Este hecho ha sido demostrado con estudios epidemiológicos que han encontrado  asociaciones significativas entre niveles bajos de apoyo social e incremento de mortalidad (por ejemplo, Berkman y Syme, 1979; House, Robbins y Metzner, 1982; Blazer, 1982). Otros estudios también han encontrado una relación muy directa con trastornos cardiovasculares, incluyendo alta prevalencia de angina de pecho (Medalie y Goldbourt, 1976) e infarto de miocardio (Reed, McGee, Yano y Feinleib, 1983).

Además, estudios prospectivos han demostrado que las personas que se encuentran más aisladas socialmente tienen mayor riesgo de muerte que las personas con mayor implicación social, y estos efectos aparecen aún cuando están ajustadas  las variables de sexo, clase social, estatus y variables bioquímicas (William y Dressler, 1989). El efecto del apoyo social en personas que han tenido infarto de miocardio también se ha estudiado; y se ha encontrado que el riesgo de recurrencia de trastornos cardíacos fue muchísimo más elevado en personas que vivían solas que en las que vivían acompañadas (Case, Moss, Case, McDermontt y Eberly, 1992).

Todos estos hechos han sido relacionados con la sugerencia de que el apoyo social puede operar a un nivel psicofisiológico como un moderador del estrés y la reactividad cardiovascular (tal como se expuso en el artículo de este blog “La Inteligencia Emocional Ayuda a Mantener un Corazón Saludable”), según estudios realizados en 1990 por Kamarck, Manuck y Jennings. Esto ha sido respaldado por un estudio realizada en 1997 por Uchino y Garvey, donde se encontró que la disponibilidad de apoyo social modera la reactividad cardiovascular a un agudo estresor y que simplemente el tener acceso potencial al apoyo es suficiente para fomentar la adaptación al estrés.

Por todas estas razones, les recomiendo que le dediquen tiempo a la familia, a los amigos y sobre todo, a sí mismos. Participen en actividades culturales, deportivas y sociales (asistan a fiestas, salgan al cine, a comer fuera de casa, platiquen con sus amigos y compañeros sobre sus vidas, cuenten chistes, salgan a divertirse con la familia); organicen sus agendas para compartir más tiempo con personas que realmente los valoran por quienes son. No se dejen llevar por el afán de la vida cotidiana; y, si se sienten solos, desamparados ó decepcionados, busquen ayuda, hablen con alguien, no se queden callados!!!! El Silencio y el Aislamiento Son las Peores Soluciones a los Problemas!!! Busquen La Paz Interior y Recuerden:

“HAY MÁS TIEMPO QUE VIDA, Y MIENTRAS HAYA VIDA, HAY ESPERANZA”.

Espero Sus Comentarios.

Atte. Claudia Gatica Solares

Fuente:  Fernández Abascal, E. G.; Martín Díaz, M. D. & Domínguez Sánchez, F. J. (2003). Factores de Riesgo e Intervenciones Psicológicas Eficaces en Los Trastornos Cardiovasculares. Psicothema, año/vol. 15, número 004. Universidad de Oviedo, España: Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal. Pp. 615-630

Anuncios

One response to this post.

  1. Es muy interesante como intervienen las situaciones sentimentales, me parece muy bueno este artículo…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: