¡Movimientos con tu cuerpo útiles para la salud cardiovascular!

El mantener la salud cardiovascular es un objetivo para el ser humano, pero para muchos piensa que  la manera de realizarlo es imposible, pero no és así porque existen maneras adecuadas en las que ejercitas tu cuerpo, eliminas  riesgo de enfermedades cardiovasculares y además mantienes una figura adecuada si tienes costancia en el esfuerzo por la mejoría.  A continuación se presentan cuatro maneras útiles para ejercitarse, las cuales puedes practicar en la comodidad de tu hogar, y con los cuales también obtendrás otros beneficios en tu cuerpo. ¡Vamos a movernos en contra de las enfermedades cardiacas!

1. Túmbate boca abajo y estira las piernas apoyando el dorso de los pies en el suelo. Coloca las manos por delante de los hombros y el mentón próximo al suelo. Inspira empujándote con los brazos pero sin llegar a estirar por completo los codos y llevando el cuerpo hacia atrás, lentamente. Relaja los hombros y el cuello, mirando hacia arriba de modo que la espalda se arquee hasta donde puedas, evitando el dolor en todo momento. Mantén la posición de la espalda arqueada durante unos cinco segundos o el tiempo que te sea posible, siempre y cuando contengas el aire. Seguidamente baja la espalda espirando hasta que el mentón toque el suelo. Realiza el ejercicio descrito de cinco a diez veces.

Beneficios: Fortalece la espalda, libera le tensión de la boca del estómago estimulando las funciones intestinales, flexibiliza la columna vertebral, mejora tu circulación  y aumenta la capacidad respiratoria.

2. Permanece boca abajo, coloca los brazos doblados por delante de los hombros, apoya el mentón en el dorso de las manos y separa ligeramente las piernas. Inspira, elevando una de las piernas lo más posible y completamente extendida. Manténla alzada unos segundos, exhala volviendo a la posición inicial, para seguidamente levantar la otra pierna. Realiza el ejercicio diez veces con ritmo y continuidad.

Beneficios: Mejora el riego sanguíneo hacia la zona intestinal, disminuye los dolores del síndrome menstrual, estimula los órganos internos, previene la ciática, favorece la digestión.

3. Túmbate boca arriba con los brazos extendidos a los lados del cuerpo. Flexiona las rodillas hacia el pecho y seguidamente estira una pierna hacia delante y hacia arriba sin mover la otra. Realiza veinte veces el movimiento alternando las piernas con ritmo y armonía. Respira con normalidad y sin contener el aire.

Beneficios: Descongestiona la cadera y las piernas, reduce la fatiga de las piernas, aumenta el lubricante natural de las articulaciones, agiliza el sistema sanguíneo.

4. Continua tendida boca arriba Levanta las piernas hasta formar un ángulo de 90º. Estira completamente las rodillas y mantén los brazos a los lados del cuerpo con las manos al suelo. Doble los pies todo lo posible, como si quisieras tocar con la punta las piernas, realiza la flexión soltando el aire. A continuación inspira y estira el pie a modo de punta de ballet. Realiza el ejercicio veinte veces, lentamente acompasando la respiración.

Vamos, vamos no nos detengamos ante las posiblidades de mantener la salud… No esperemos hasta que las enfermedades crónicas se presenten y junto con ellas las posibilidades de la muerte.

Att. Heidi Clarissa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: