AJO… ¡Para Tu Corazón!


Si! Trabajos recientes señalan que  el ajo  (Allium sativum, científicamente hablando) posee una  gran cantidad de sustancias, muchas de ellas azufradas, con importantes aplicaciones en el campo de la salud, tales como:

  • Promueve  la normalización de los lípidos plasmáticos.
  • Frena la peroxidación lipídica.
  • Estimula la actividad fibrinolítica.
  • Inhibe la agregación plaquetaria.
  • Atenua los cambios morfoestructurales de la pared vascular relacionado con el envejecimiento o la lesión aterosclerótica de la misma.
  • Reduce la tensión arterial.

Estos efectos positivos han despertado numerosas expectativas en cuanto al uso del ajo en la prevención y control de las enfermedades cardiovasculares. No obstante, dada la labilidad de algunos compuestos que contiene y la falta de acuerdo en los resultados obtenidos en los estudios realizados,  se sugiere moderación en su consumo.

La variabilidad en su composición debida al tipo de recolección y envejecimiento junto con la modificación en la composición original por el enlatado, encapsulado y tratamiento industrial hacen necesaria la aplicación de una regulación que garantice el uso en forma y dosis adecuada de este alimento funcional.

Lo más interesante, es que esto no es nuevo, ya que sus efectos  beneficiosos son aprovechados desde los tiempos de los faraones, tal como se indica en el papiro del Código de Ebers, los antiguos egipcios utilizaban el ajo como tónico cardiaco. En la anciana medicina ayurvédica india, el ajo también era recomendado para la hipertensión arterial, la debilidad miocárdica y otras alteraciones del sistema cardiovascular. Mientras que en Europa, esta liliácea solía emplearse, entre otras dolencias, para aliviar la dificultad respiratoria que acompaña al edema pulmonar secundario a una insuficiencia cardiaca. Algunos autores, tales como el alemán Hieronymus Bock, en el siglo XVI, y el inglés Sir Thomas Sydenham, en el siglo XVII, recomendaron el ajo para tratar dicho proceso, conocido en el pasado como hidropesía.

Por otra parte, hasta el presente, han sido identificados cerca de 30 ingredientes del ajo con efecto beneficioso potencial sobre la salud, los cuales manifiestan un amplio abanico de acciones metabólicas, entre ellas:

Compuestos azufrados del ajo

Compuesto

Posible actividad biológica
Aliína

Ajoeno (ajocisteína)

Hipotensora, hipoglucemiante

Previene la formación de coágulos, ayuda a disolverlos.

Anti-inflamatorio, vasodilatador, hipotensor, antibiótico

Alicina y Tiosulfinatos

Alil mercaptano

Antibiótica, antifúngica, antiviral

Hipocolesterolemiante, previene la aterosclerosis, antitumora, antidiabética, hipotensora

Sulfuro de dialilo y afines Hipocolesterolemiante. Aumento la producción de enzimas desintoxicantes. Anticancerígeno. Previene los daños químicos del DNA.
S-alil-cisteína y compuestos al g -glutámico Hipocolesterolemiantes, antioxidantes, quimioprotectores frente al cáncer. Favorecen la acción desintoxicante del hígado frente a sustancias químicas.

 

Compuestos no azufrados del ajo

Compuesto Posible actividad biológica
Adenosina Vasodilatadora, hipotensora, miorelajante. Estimula la síntesis de hormonas esteroídicas

Estimula la liberación de glucagón

Fructanos (Escorodosa)

Fracción proteica F-4

Efectos cardiorotectores

Estimula el sistema inmune por medio de macrófagos y células esplénicas

Quercitina Estabiliza los mastocitos. Ejerce por tanto efectos beneficiosos en el asma y la alergia
Saponinas (Gitonina F, Eurobósico B) Escordina Hipotensoras. La Gitonina F es antivírica, el Erubósito B antifúngico

Hipotensora en conejos y perros. Factor de crecimiento en dosis elevadas. Incrementa la utilización de la vitamina B1. Antibacteriana

Selenio

Asidos fenólicos

Antioxidantes. Antiinflamatorios.

Antivíricos y antibacterianos

 

No obstante, es necesario señalar que un determinado compuesto del ajo, cualquiera de los que se han manifestado capaces de ayudar en algún proceso patológico, no necesariamente ha de servir para otros.

Finalmente, aunque los resultados de numerosas investigaciones han encontrado un efecto dosis-dependiente en la actividad del ajo, no hay consenso en cuanto a la dosis mínima requerida para obtener cambios beneficiosos. No obstante, en cuanto al extracto en polvo, se suele recomendar una toma mínima de 600 mg por día (lo dosis más habitual empleada suele ser de 900 mg, dividida en tres tomas). Dada la perdida producida durante la preparaciones térmicas y culinarias en compuestos químicos activos, se aconseja tomar el ajo crudo o en preparaciones específicas. Entre las más usuales se encuentran: los aceites esenciales y los extractos secos en polvo; productos que además tienen la ventaja de carecer del fuerte olor propio del ajo crudo.

En CONCLUSIÓN, creo que siempre es importante mantener nuestro paladar dispuesto a nuevas experiencias, sobre todo, a aquellas que nos beneficiarán grandemente; por ello, recomiendo que consumamos más ajo, y aunque muchas veces no nos gusta el olor ó el sabor, podemos ser creativos y consumirlo en diferentes modalidades, procurando que sea de una forma no tan cocida, ya que se pueden perder los compuestos activos.

Atte. Claudia J. Gatica Solares

Fuente: García Gómez, L. J. & Sánchez Muniz, F. (2000). 

Revisión: Efectos cardiovasculares del ajo

(Allium sativum). ALAN, set. 2000, vol.50, no.3, p.219-229. ISSN 0004-0622. Disponible en:  http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222000000300002&lng=es&nrm=iso&tlng=es

Anuncios

4 responses to this post.

  1. que artículo más interesante! uno no se imagina que un alimento tan sencillo como el ajo pueda tener propiedades preventivas para la salud cardiaca!…lo bueno es que a mi me fascinan las comidas con ajo asi que estoy cuidando de mi corazón! si al ajo, si al cuidado cardiovascular

    Responder

  2. que buenísima información, el ajo tiene muchas propiedades que a veces ignoramos, entonces ahora intentaré comer un poco más de ajo.

    Responder

  3. Posted by x3n1 on noviembre 14, 2010 at 11:55 pm

    es increible las propiedade que tiene el ajo pero sobretodo el beneficio para el corazón, es bueno saberlo porq muchas veces se desconocen las propiedades tan grandes y beneficiosas para nuestra salud

    Responder

  4. Ahora que nos hemos enterado de la importancia que tiene el ajo, para mejorar nuestra salud, empecemos a condimentar nuestras comidas con este aliemnto.
    Atentamente,
    Claudia Garcia

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: